DÍA DE LAS BIBLIOTECAS, 24 DE OCTUBRE

DESDE LA COMISIÓN DE BIBLIOTECA DE NUESTRO COLE, OS ANIMAMOS A CELEBRARLO CON LA LECTURA DE ALGUNO DE ESTOS LIBROS.
Todos ellos disponibles en nuestra biblioteca.

Un entrañable león disfruta yendo a la biblioteca para escuchar cuentos, jugar con los niños y ayudar a los bibliotecarios. Todos lo aprecian y lo consideran un usuario ejemplar hasta el día en que, ante circunstancias inesperadas, tiene que saltarse las normas. Eso le traerá nefastas consecuencias. Un álbum que descubre al lector la posibilidad que ofrecen las bibliotecas para hacer buenos amigos, tanto dentro de los libros como entre la gente que acude o trabaja en ellas.
                           

El pequeño asno, acostumbrado a la tecnología, no conoce lo que su amigo El mono tiene entre sus manos: "¿Envía mensajes? ¿Sirve como blog? ¿Tiene Wi-Fi? ¿Tweetea?"... "¡No! ¡Es un libro!" Una idea sencilla y contundente que responde a todos aquellos que han profetizado el fin de los libros impresos.



Relato humorístico de un rapto libresco. La banda de Bienvenido Bienhechor secuestra a Ernestina Laburnum y la cosa se complica con el sarampión, un terremoto, la policía y, sobre todo, los libros. Un texto que enseña la doble cara de la lectura, lúdica y formativa, y ofrece una versión moderna del mito de la Bella y la Bestia.


Tras una profunda crisis personal, el señor Lessmore redescubre la grata e infinita compañía que le puede proporcionar la lectura, bálsamo para su dolor y entretenimiento para su espíritu. Se entrega con entusiasmo a los libros y a la transmisión del gusto por ellos, mientras va escribiendo, pausadamente, una suerte de diario, el libro de su vida. Tierno homenaje al lector que todos llevamos dentro -al menos en potencia- y delicada -si bien asequible- metáfora de cómo las mismas pasiones que nos ayudan a vivir pueden ocultar carencias y miedos; así, la pasión literaria ejerce una función terapéutica en el espíritu de Lessmore, pero también propicia su soledad y aislamiento, como si deseara solo vivir en los libros y rechazara la acción, los problemas y los vínculos emocionales que comporta la prosaica vida cotidiana.Las magníficas ilustraciones reproducen la estética norteamericana de mediados de siglo y, con sus cálidas tonalidades ocre, redundan en la atmósfera de melancolía que parece rodear al protagonista, un personaje tan solitario como entrañable.




Clara ha perdido el libro de la biblioteca que tiene en préstamo, y piensa en cómo va a decepcionar a Inés, la bibliotecaria. Tan sólo tiene algunas horas para devolverlo a la biblioteca, y Clara está desesperada, no está en ningún sitio. Su padre le ayuda:«¿Dónde lo has visto por última vez?», le pregunta pero no hay nada que hacer: el libro ha desaparecido… El hermano de Clara ha leído el libro, el cartero y la vecina también, y muchos más. Clara y sus compañeros siguen durante largas horas la pista del libro prestado para poder devolverlo a la hora prevista y no defraudar la confianza de la bibliotecaria. A partir de 5 años.

Esta es la historia de un monstruo que vive en Albacete y lo pasa fatal en los veranos a causa del calor. Por eso se suele esconder en un aparato de aire acondicionado. Hasta que un día se llevan aquel trasto a una biblioteca ¡con él dentro! Una historia de amor y de aventuras protagonizada por una bibliotecaria infantil y un monstruo normal y corriente. El autor hace un pequeño y sencillo homenaje a las bibliotecas infantiles y a las actividades en torno a los libros y los cuentos. Narrada con un lenguaje cotidiano cercano a la narración oral y con gran sentido del humor, esta fantasía rompe con los tópicos sobre las bibliotecas y las bibliotecarias.
La historia de Matilda es, a priori, la de tantos niños a cuya necesidad de afecto y ternura los adultos no son capaces de hacer justicia. Sin embargo, la genial protagonista de esta historia, con apenas cinco años, construye su visión del mundo, se apasiona por los libros y desarrolla capacidades nada comunes a su edad.... justo lo que necesita para superar la realidad de unos padres que la desprecian y una escuela donde no siempre halla lo que merece. Claro que ya se sabe que para todo hay una solución ingeniosa... por eso Matilda tiene un plan. Desopilante argumento -que encantará a los niños- y esperpéntico retrato de la familia, la educación y determinados comportamientos sociales, que producirá incomodidad al adulto que se adentre en esta novela, una de las más conocidas de su autor y claro ejemplo de la causticidad de su escritura. Dahl critica un determinado modelo de adulto, y lo hace con humor (negro), un brillante manejo de las palabras y un profundo respeto por la infancia. Las ilustraciones de Quentin Blake, cargadas de expresividad, resaltan los personajes positivos y caricaturizan sin piedad a los que se valen de su autoridad para destruir la alegría de los otros. Matilda es ingeniosa, divertida, inteligente, vivaz... imposible no 'enamorarse' de ella.


Los libros son mágicos, de eso todos los lectores estamos seguros, ya que nos permiten leer e interpretar las palabras e imágenes de otras personas, para contagiarnos de curiosidad, de ganas de descubrir, sentir, imaginar, viajar, etc.
Pero ¿y si nos encontraramos un libro rojo en medio de algún lugar, lo abrieramos y nos trasladara volando en globos de colores hasta conectar con otros mundos, con otras personas que como nosotros tienen ganas de descubrir, conocer y  compartir?  Seguiríamos pensando que los libros son mágicos. De esta forma Barbara Lehman sin palabras, pero con una gran expresividad en sus ilustraciones invita al pequeño lector a crear el vínculo mágico que existe entre el lector, la imaginación y el libro.

Contar puede ser un ejercicio aburrido y monótono. O muy divertido, sobre todo si lo convertimos en un cuento en el que los protagonistas de historias conocidas por todos aparecen en el sótano de nuestra casa. Este es el caso de Ana, una niña que se aburre cuando la dejan sola en casa una tarde de lluvia. Cuando su gato la conduce al sótano empieza a contar a los protagonistas de sus cuentos favoritos: un zapatito de cristal, dos niños perdidos, etc.. Así hasta las doce, hora de irse a la cama, no sin antes perder uno de sus zapatos.

PARA SABER MÁS PUEDES CONSULTAR